Dolor en las relaciones tras cesárea.

Muchas mujeres piensan que tras una cesárea el suelo pélvico queda íntegro y sin ningún signo ni síntoma de trauma perineal. De aquí se podría por tanto extraer la conclusión de que la dispaeunia o dolor en las relaciones sexuales se presenta sólo tras patos vaginales.

 

Esto no es cierto. Primero he de decir desde mi propia experiencia clínica que prácticamente el 50 % de las mujeres que acuden a la consulta para tratar dolor en las relaciones sexuales han pasado por una cesárea reciente.

 

Pero es que además a los investigadores científicos también les llama la atención este hecho.

Casi nueve de cada 10 mujeres experimentan dolor la primera vez que realizan el coito sexual tras el parto. Además, casi una cuarta parte siguen reportando dolor sexual 18 meses más tarde, encontraron unos investigadores australianos.

 

El estudio también reveló que las mujeres que habían dado a luz con cesárea o de forma vaginal con extracción al vacío (parto instrumental) tenían el doble de probabilidades de experimentar un coito doloroso a los 18 meses tras el parto que las mujeres que habían dado a luz vaginalmente de forma espontánea.

 

"En segundo lugar, es común asumir que las mujeres que se hacen una cesárea son menos propensas a experimentar dificultades sexuales tras el parto", añadió. "Resulta que no es así".

 

El estudio aparece en una edición de la revista BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynecology.

 

"Más o menos la mitad de las mujeres muestreadas tuvieron un parto vaginal, mientras que casi el 11 por ciento tuvieron un parto vaginal asistido mediante un dispositivo de extracción al vacío, y otro 11 por ciento tuvieron un parto vaginal asistido con fórceps, según el estudio. Casi el 30 por ciento de las participantes dieron a luz a través de una cesárea electiva o de emergencia."

 

Ni que decir tiene que la dispareunia nunca debería  ser normal y no se debería convivir con ello y tener dolor en las relaciones sexuales es un hecho que debe ser valorado por el especialista pertinente; pero con este artículo pretendo hacer también visible que el dolor en el coito afecta también a las mujeres que han pasado por una cesárea y que bien por miedos, tabués o inseguridad por no ser comprendida, muchas de ellas no lo comentan en sus visitas médicas. Siempre después de una cesárea es imprescindible valorar la cavidad abdomino-pélvica, la calidad del periné (que también ha sufrido durante el embarazo), la evolución de la cicatriz y saber si la musculatura está trabajando acompasadamente y sin desajustes o compensaciones musculares que puedan ser las causantes de este dolor, entre otros factores. 

 

FUENTES: Stephanie Brown, Ph.D., principal research fellow, Murdoch Children's Research Institute, Victoria, Australia; Kathleen Borchardt, M.D., obstetrician and gynecologist, Houston Methodist Hospital, Houston; Jan. 21, 2015, BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology